La importancia de los juegos previos antes del sexo

Los juegos previos o preliminares son una parte esencial del sexo. Sin embargo, es un aspecto que se ha pasado por alto. ¿Cuáles son las ventajas? ¿Cómo lo haces? Aquí te explicamos.
El sexo debe ser una fuente de placer, relajación y conexión humana. Sin embargo, para muchas personas, un encuentro sexual no es muy satisfactorio. Esto sucede debido a la falta de juegos previos. A menudo se dice que las mujeres lo necesitan más; Sin embargo, los hombres también se benefician de su ejercicio.
Las rutinas diarias, las prisas y los compromisos no siempre nos dejan el tiempo o la energía para nutrir las relaciones cercanas. Muchas parejas acaban practicando sexo de forma monótona y espontánea, centrándose únicamente en la penetración. La ronda preliminar nos invita a tomárnoslo con calma, disfrutar el momento y disfrutar de este tiempo compartido.

¿Por qué es importante el juego previo?

En el  juego previo se incluyen todas las actividades que tienen lugar antes de las relaciones sexuales. De hecho, cualquier trabajo que contribuya a un clima favorable y aumente el deseo de ambos entra en esta categoría.
Todos conocemos los juegos previos y aunque hombres y mujeres los desean y aprecian por igual, no siempre les damos la importancia que se merecen.
El juego antes del sexo aumenta el deseo y la excitación sexual, es decir, las dos primeras etapas de la respuesta sexual de una persona. Sin ellos, caeríamos casi directamente en la fase de meseta y trance, privándonos de una parte esencial del proceso. ¿Por qué renunciamos a esta experiencia?

¿Cuáles son los beneficios de los juegos previos?

Se desarrollan tanto física como psicológicamente. En particular, hacen del sexo una experiencia más satisfactoria y gratificante. Aquí te presentamos algunos de sus principales efectos.

Evitar que las relaciones sexuales causen molestias o dolor.


Los juegos previos aumentan la excitación y provocan una serie de cambios en el cuerpo en preparación para el comportamiento sexual. Para ser más precisos, en el caso de las mujeres, ayuda a crear una lubricación adecuada y a ensanchar la vagina. De esta forma se evitarán las molestias o dolores que puedan surgir durante la reproducción de partidos anteriores.

Aumentar y prolongar el placer.


A medida que aumenta el deseo, habrá más receptividad a los estímulos. Las miradas, los besos, las caricias… Cada acción se vive y se siente de una manera más intensa. Gracias a esto, la diversión se prolonga y el tiempo dura lo que los miembros de la pareja lo deseen. El objetivo no es tener un orgasmo, sino disfrutar cada momento. Además, cualquier actividad sexual se disfruta más cuando se alcanza un alto nivel de excitación

Prevenir la impotencia


Los juegos previos pueden prevenir el desarrollo de algunas disfunciones sexuales porque ayudan a centrar la atención en el placer en lugar del rendimiento. Al mismo tiempo, permiten una mayor comunicación y complicidad entre los cónyuges. Mejorar la conexión emocional y la intimidad.
No podemos olvidar que el sexo tiene un componente emocional, sobre todo si se practica entre cónyuges. Como tal, los juegos previos son un gran aliado para aumentar la comunicación y los sentimientos de intimidad. Dedicar tiempo a los juegos previos puede ayudar a construir una relación y confianza entre ustedes.

El juego antes del sexo nos ayuda a disfrutar del momento


De todos ellos, el más importante es centrar la atención en el momento presente. En la medida de lo posible, debemos dejar de lado nuestro estrés para poder disfrutar de la paz. Debes recordar que el sexo no es una carrera rápida para llegar al orgasmo, sino una emocionante carrera de fondo en la que puedes saborear cada uno de tus pasos.
Obviamente, no siempre tenemos la misma cantidad de tiempo disponible; No obstante, en la medida de lo posible, no debemos perder de vista este aspecto. La calidad de nuestros encuentros sexuales aumentará dramáticamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.